Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

22 de mayo de 2011

Santoral Católico del 22 de Mayo

  • Santa Julia, Virgen y Mártir
  • Santa Rita de Cassia, Viuda
  • Santa Joaquina Vedruna de Mas, Viuda
  • San Casto, Mártir
  • San Emilio, Mártir
  • Santa Humildad
  • Santa Quiteria, Virgen y Mártir*
  • San Román
Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.








SANTA JULIA
Virgen y Mártir


anta Julia, Virgen y Mártir, nació de padres nobles en Sudáfrica. Cuando Ella era todavía bastante joven, su ciudad fue conquistada por los bárbaros. Julia fue capturada y vendida como esclava a un comerciante pagano llamado Eusebio, pero Ella no se quejó ni se sintió triste. Lo aceptó todo, y desempeñó las tareas más humildes con una alegría maravillosa. Julia amaba a Dios con todo su corazón. En sus ratos libres, leía libros santos y rezaba fervientemente.

Un día, su dueño decidió llevarla con él. En el camino, él paró en una isla para ir a un festival pagano. Julia se negó a acudir. No quiso tener nada que ver con esas ceremonias supersticiosas. Félix, el gobernador de esa región quedó muy enojado con Ella porque no se unió al festejo pagano. Incluso quiso comprársela a su dueño, pero él se negó por ser una sirviente fiel y buena y aunque, admiraba su virtud, la instaba inútilmente a que moderase sus ayunos y mortificaciones.


Pero cuando el dueño estaba dormido, el malvado gobernador trató de hacer que Julia sacrificara a los ídolos. Le prometió darle la libertad si consentía en abandonar el cristianismo, pero Julia se negó absolutamente. Ella afirmó que la única libertad que deseaba era la de servir a Jesús. Entonces, muy enfadado y según las costumbre paganas, le golpearon salvajemente en la cara y le arrancaron de raíz los cabellos. Después, la clavaron en una cruz para que colgase allí hasta morir. Esto aconteció en la isla de Córcega el 22 de Mayo, el día en que se celebra su fiesta.

Nunca cesó de loar y agradecer a Dios por lo bueno y por lo malo, buscando en ello los medios de su virtud y Santificación. Santa Julia es la patrona de Córcega y Liorna.

Los monjes de la isla de Gorgon se llevaron sus reliquias allí, pero en el año 763 el rey de Lombardía los trasladó a Brescia, donde su fiesta se celebra con gran devoción.