Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

3 de marzo de 2011

3 de Marzo, Santa Cunegunda, Emperatriz, Viuda y Vírgen





R.P. Juan Croisset, S.J.


ue Santa Cunegunda hija de Sifrido ó Sigefrido, señor palatino del Rhin, primer conde de Luxemburgo y de Heswigis, señora de las mayores casas de Alemania.

Salió á la luz del mundo hacia el fin del décimo siglo, y correspondió su educación á lo alto de su nacimiento y á la piedad de sus padres. Mamó con la leche una ternísima devoción á la Santísima Virgen, y con esta devoción se la pegó aquel amor ardiente, que conservó toda la vida á la virtud hermosa de la castidad.

El aplauso universal y la general estimación que se granjearon las prendas de Cunegunda encendieron la inclinación de los mayores señores para pretenderla; pero logró ser preferido a todos San Enrique, duque de Baviera, que, muerto el emperador Otón III, fue elevado y proclamado rey de romanos.

Habían nacido la una para la otra aquellas dos grandes almas; y siendo el matrimonio tan igual, no podía dejar de ser el más feliz. Raras veces se ha ofrecido á los ojos y á la veneración del mundo virtud más heroica en este estado. Prevenidos los dos castos esposos de aquellas gracias especiales que están destinadas para hacer los mayores santos, convinieron recíprocamente el primer día de la boda en guardar perpetua castidad, consagrando á Dios su pureza.
..............................................................