Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

21 de junio de 2008

Siete excelencias de la sotana



















para leer el artíclo publicado por el blog amigo Crux et Gladius haga click sobre la imágen

3 comentarios:

Daniel dijo...

Recuedo un tiempo atras estaba en una gasolinera, y entro un policia con todo su uniforme. Las miradas, los gestos de respeto, y hasta la consideracion de los presentes de que habia alguien "de autoridad" dio una sensacion muy extraña, pero buena.
Hoy leyendo este interesante articulo, imagine que muchas de esas vivencias se han extinguido al no "ver" al sacerdote presente en nuestras vidas cotidianas.
Se ocultan, se confunden con los demas.
Pura casualidad o deliberada desacralizacion?
Atte.
Daniel

Cruzamante dijo...

Estimado Daniel:
Hice buena amistad con dos sacerdotes franceses de la FSSPX que estuvieron un tiempo en Argentina.
Estaban encantados con la respuesta de la gente cuando los veían ensotanados por las calles, se acercaban a pedir su bendición, para ellos mismos o para sus hijos.
Me contaban que es totalmente distinto en Francia, donde los vituperan en público.
Fuí testigo cuando uno de ellos, que tuvo un infarto a los 33 años y estuvo internado en un hospital público del gran Buenos Aires, en Terapia Intensiva, recibió la Extremaunción que le trajeron tres cófrades de sotana, como es de menester para esa cofradía, y acto seguido, a pedido de los internados o de sus familias tuvieron que quedarse 50 minutos para confesar y/o dar la extremaunción a casi todos los internados.
El mismo cura internado, días después, cuando podía deambular, hacía sus "recorridas de sala", cual los médicos llevando los sacramentos a los enfermos, todos ellos graves, a su pedido ó al de los enfermeras o las familias, cuando estaban en coma.
Cura que se reconoce cura en la vestimenta, actúa como tal.
Un abrazo.
Cruzamante

Cato® dijo...

"Cura que se reconoce cura en la vestimenta, actúa como tal."

conozco a uno que es así, pero se pone la sotana solo para la Misa y los sacramentos, luego vuelve vestir de civil...

Otros por más cleryman (se escribe así?) y camisa que usen, no demuestran su "status", y los que pasan por civiles... saquen conclusiones. Incluso vi a uno concelebrar de ojotas, con todos los ornamentos, pero de ojotas.

Salgo de misa peor de lo que entré cada vez que veo cosas así.

Es como dice el artículo pero al revés, el sacerdocio no es una profesión, pero lo hacen ver como tal, y no solo en la forma de vestir.

L. L. H. (o Cato®)