Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

1 de febrero de 2011

Cuatro pinceladas





Por Malcontent



Tomado de su blog Máximas, sentencias y exabruptos de un malcontent








a cosa es a la vez que sencilla, bastante profunda. Pero en cuatro pinceladas:

1º la derecha no es lo "contrario" de la izquierda. Dª e Izª son las dos caras de la Revolución, la cual sí es lo contrario del orden social cristiano cuya expresión histórica más asimilable es la monarquía católica tradicional (aprox. lo que se ha venido llamando antiguo régimen occidental).

2º la derecha la inventó la izquierda. Un coche sin acelerador no se mueve, pero sin freno se va al carajo. La revolución aprendió que hay que dar un paso atrás para dar dos hacia adelante. La derecha es el freno/paso atrás.

3º todo estado revolucionario que prescinde de la derecha, naufraga (URSS, China, Cuba, Camboya...). Hace falta un "partido" (= parte del mismo pastel) que consolide los acelerones suicidas del iluminado de turno a fin, no de revocarlos, sino de mantenerlos.

4º todo estado revolucionario necesita un contrapeso virtual discursivo que permita hacer creer a la gente:

4.1 que el campo de concentración estatal-democrático es no una cárcel, sino un refugio para su propia seguridad.

4.2 que la disidencia es viable si y sólo si está integrada en el propio sistema, usando sus conceptos, símbolos y procedimientos (digamos: "vota al PP y todo se arreglará").

Por supuesto la cosa es más larga, pero no ha lugar a que endose aquí mi tesis doctoral de Teología Política.