Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

4 de febrero de 2011

Por qué la izquierda ha perdido la cabeza




Por José Javier Esparza



Publicado en COPE





os últimos acontecimientos protagonizados por gentes de la izquierda están sacando a flote formas de proceder que recuerdan a lamentables tiempos pretéritos. ¿Qué esta pasando en las filas de la izquierda?

Que un ex fiscal anticorrupción acuse al Tribunal Supremo de albergar torturadores es una barbaridad. Si además se refiere a torturas supuestamente perpetradas hace la friolera de treinta y cinco años, como poco, entonces estamos ante un delirio. Y si aun se da la circunstancia de que el propio denunciante fue fiscal con Franco, entonces entramos ya en el esperpento. Esto es lo que está pasando con la movida pro-Garzón. Movida que, al mismo tiempo, ha servido de espoleta para que la ultraizquierda española estalle en defensa de la República, con el apoyo expreso del Gobierno de la nación, esto es, del Gobierno de la Corona. ¿Qué le está pasando a la izquierda española? ¿Por qué parece que ha perdido la cabeza?

La izquierda española ha conseguido algo formidable: hacer que sus bases retrocedan ochenta años en el tiempo. De Largo Caballero a Corto Zapatero, camino de ida y vuelta. La ley de memoria histórica ha sido la máquina del tiempo capaz de obrar el prodigio. El caso Garzón es el penúltimo episodio de esta historia, que parece no acabar nunca.Aún sigue habiendo quien piensa -sobre todo en la oposición de derechas, perdón, de centro- que todo es una cortina de humo para tapar la crisis económica. Lo mismo se dijo del impropio “matrimonio” homosexual o de la Ley del Aborto. Pero el asunto es que, a base de cortinas de humo, ya tenemos en la casa más cortinas que ventanas, y vivimos enredados en el humo. ¿Maniobras de manipulación de la opinión pública? Sí, seguramente. Pero una vez conseguido su objetivo, la maniobra deja de ser un instrumento para convertirse en una finalidad en sí misma. Y esta es la clave de la actual situación española: todas esas cosas que el PP denuncia como “cortinas de humo” no son pretextos, instrumentos, herramientas, sino que son la finalidad expresa del partido en el poder, su programa máximo: su ambición de transformar la sociedad española (sin pedirle permiso).

...............................................

Para leer el artículo completo haga click en este enlace.