Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

20 de febrero de 2011

El buen camino






Por Juan Manuel de Prada



Tomado de XLsemanal












La teutona Merkel le dijo a Zapatero, convertido en el perro caniche de la plutocracia internacional, que «España va por muy buen camino»; y sus palabras enseguida fueron aplaudidas, como si de un ensalmo se trataran, por los medios de adoctrinamiento de masas. Aplaudieron con las orejas los banqueros, que se apresuraron a afirmar que las medidas adoptadas por el perro caniche eran «magníficas». Aplaudieron con las orejas los acólitos del perro caniche, a quienes les da igual so que arre con tal de que su perro caniche se libre del apaleamiento al que está siendo sometido. Y hasta los apaleadores del perro caniche (o sea, la derecha política y mediática), que llevaban demandando «reformas» (palabra talismán que siempre se emplea de forma eufemística, para encubrir lo que a continuación describiremos), aplaudieron, aunque fuera de forma tibia y a regañadientes, acompañando su aplauso remolón de la consabida coletilla: «Pero tales medidas llegan tarde». Así que, siquiera por una vez, tenemos a los llamados «formadores de la opinión pública» (que en realidad son sus deformadores) conformes en que el camino marcado por Merkel a nuestro perro caniche es el camino fetén; y los acólitos y apaleadores del perro caniche, por una vez de acuerdo, solo se disputan cuestiones de matiz: «¿No decíais que Zapatero nos conducía al desastre? Pues la teutona le ha dado el espaldarazo», se pavonean los acólitos; y los apaleadores replican: «Un tirón de orejas es lo que le ha dado, por resistirse a aplicar las reformas que tanto tiempo llevamos demandando».

Y, entretanto, nadie se ocupa de explicar cuál es ese «buen camino» al que se refería la teutona. O, en el mejor de los casos, se designa como «ortodoxia económica», «ajuste fiscal», «reducción del déficit» y demás bombas de humo con que oculta la verdadera naturaleza de las «reformas» acometidas por nuestro perro caniche, a quien la plutocracia internacional ha obligado a reducir la deuda pública. ¿Y cómo se ha reducido dicha deuda? Pues mediante un procedimiento muy sencillo, que consiste en beneficiar a los ricos y acogotar a los pobres (esto es, a quienes dependen de una remuneración fija, llámese salario o pensión): subiendo los impuestos sobre la renta, reduciendo los salarios, postergando o racaneando el pago de las pensiones.El «buen camino» señalado por la teutona Merkel, jaleado por los banqueros y asumido por nuestro perro caniche consiste, en fin, en apretar las tuercas a quienes dependen de un sueldo para subvenir sus necesidades, mientras se protege a quienes viven opíparamente de las rentas del capital; esto es, a quienes invierten en «productos financieros». A esto se llama plutocracia, que significa gobierno de los ricos.
...........................................................................

Leer más