Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

14 de abril de 2011

14 de Abril, Santos Tiburcio, Valeriano y Máximo, Mártires.


Santoral Católico del 14 de Abril


  • Santos Tiburcio, Valeriano y Máximo, Mártires
  • San Justino, Filósofo y Mártir
  • San Pedro González Telmo, Confesor
  • Beata Liduvina de Schiedman, Virgen
  • San Antonio, Mártir
  • San Juan, Mártir
  • San Eustacio, Mártir
  • Mártires de Lituania (Ver Juan, Antonio y Eustacio)
  • San Ardalión, Mártir
  • San Bernardo de Tirón, Abad
  • San Lamberto de Lyon
  • San Máximo, Mártir (Con Tiburcio)
  • San Tiburcio, Mártir
  • San Valerio, Mártir
  • Beato Lanvino
  • Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes. R. Deo Gratias.





Santos Tiburcio, Valeriano y Máximo, Mártires


Valerio, que se casó con Cecilia, fue por ésta convertido y consintió desde el primer día de casamiento en vivir en continencia perfecta. Él, a su vez, convirtió a su hermano Tiburcio, con quien después de haber distribuido sus bienes a los pobres, se dedicó a sepultar los cuerpos de los cristianos muertos por la fe. Conducidos ante Almaquio, prefecto de Roma, perseveraron en su fe y fueron decapitados. Máximo, que los conducía al suplicio, de tal modo fue movido por sus palabras y entereza que renunció a las supersticiones del paganismo y obtuvo con ellos la corona del martirio.