Este blog está optimizado para una resolución de pantalla de 1152 x 864 px.

Fragmento de Notre charge apostolique. S.S San Pío X (1910)
"No, Venerables Hermanos -preciso es reconocerlo enérgicamente en estos tiempos de anarquía social e intelectual en que todos sientan plaza de doctores y legisladores-, no se edificará la ciudad de modo distinto de como Dios la edificó; no se edificará la ciudad si la Iglesia no pone los cimientos y dirige los trabajos; no, la civilización no está por inventar ni la "ciudad" nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la "ciudad" católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo."

30 de junio de 2008

El Batallón San Patricio

Irlandeses en su mayoría, y otros europeos católicos, que habían llegado a EEUU, no encontraron más trabajo que enrolarse en el Ejército Norteamericano, en su guerra contra México.
Cansados de los malos tratos anglosajones, tomaron conciencia que la guerra era contra católicos, "sus hermanos en la Fe", y se pasaron al lado mexicano, luchando heroicamente contra "los yanquis", pero... siempre hay un pero, los masones mexicanos ya habían "vendido" la mitad de México , por algunos millones de dólares, esta vez por su Presidente Santana a los EEUU.
Lástima grande que el primer país católico americano (convertido al catolicismo por la Aparición de Ntra. Sra. de Guadalupe en 1531), haya sido desde su independencia país masónico (ergo anticristiano), hasta la actualidad. Baste mencionar a los Cristeros (1926-29), para demostrarlo.
Recomiendo ver la película entera. ( Héroes sin Patria (One Man's Hero).

1 comentarios:

Descencencia de Ioreth dijo...

muy bueno. Gracias por recordarlos.
Y si bien no tienen igual grado de heroísmo podemos recordar también que en una carta del 20.06.1807 John Whitelocke se lamenta informar al ministro de Guerra Widhamn, "que la deserción de sus tropas alcanzó altos niveles en Montevideo, en especial entre los católicos irlandeses de sus regimientos".